MATICES DE INDIA

"¡Sabcuch milega!" Es la frase en hindi que más repito estando ahora en el punto opuesto del planeta. "Todo es posible" en India y cualquiera que ha estado más de un día en este país-continente sabe a lo que me refiero.

La impresión que Mama India dejó en mi cuerpo, mente y espíritu caló profundo y remeció no solo mis siete meses ahí, sino que continúa dictando quien soy y para donde voy. 

Personas trabajan a la vista de sus jefes a un lado del templo principal de Sarnath, lugar sagrado para el Budismo por ser donde Siddharta Gautama compartió por primera vez sus enseñanzas tras haber alcanzado la Iluminación.

Especias siendo mezcladas para su venta sobre un papel de diario.

Hombre sentado en el piso de unos de los templos de Sarnath, a las afueras de Varanasi.

Niñe me mira a través de los barrotes anti monos de su ventana en Varanasi.

Mujer me entrega la porción de maní que compré en una bolsa de papel de diario con la cara del Primer Ministro de India, Narendra Modi. 

Niñas de un colegio privado en un paseo escolar en Sarnath.

Hombre vende sus productos en una calle que se ocupa como mercado en Varanasi.

Hombre me mira a través de su una máquina que hila telas en Varanasi. Esta ciudad es reconocida por tener las sedas y saris más lujosos de India.

Hombre alza sus manos en medio de un cántico en las calles de Varanasi.

© 2018 by Antonia Lira. Proudly created with Wix.com

  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon