LAOS RURAL

Navegué el río Mekong por dos días para internarme en uno de los países más pobres económicamente del mundo. Después de perderme en las callejuelas de ritmo pausado de Luan Prabang (patrimonio de la humanidad de la UNESCO), preferí explorar el campo laosiano. Es ahí donde reside la esencia de este pueblo que en un 80% se sustenta por agricultura. 

Nong Khiaw fue mi parada preferida, pequeño pueblo entre paredones de piedra caliza besados por las nubes y caminos de tierra rojiza que no han visto gran intervención por la llegada de turistas–aunque intuyo un rápido desarrollo. 

Mi encanto por este país crece cada día, como si se hiciése más mítico por estar a kilómetros de distancia, encerrado entre la selva, el agua y su gente. 

 

-- 

Hombre frente a su casa en Nong Khiaw, Laos.

Bebé se quita los pantalones a las afueras de su casa.

Laosianos curiosos me observan mientras cargan a sus bebés.

Niñas se giran frente a mi presencia luego de estar sentadas observando el horizonte de las montañas del norte de Laos. 

1| Niños observan el "bote-taxi" con la llegada de pasajeros a la playa de su pueblo   

2| Niñas al borde de un camino cerca de Nongh Khiaw   

3| Familia sonríe en un camino rural de Laos. 

Niño laosiano observa semidesnudo la llegada del "bote-taxi" que arriba a la playa de la localidad donde vive.

Hombres cargan sacos de material de construcción sobre un bote en el río Mekong.

© 2018 by Antonia Lira. Proudly created with Wix.com

  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon