Meditación diaria

El conocer y practicar la meditación ha sido de las mejores cosas que he hecho por mí, por mi vida y por mi propia felicidad. Viajando es difícil encontrar, sobre todo, la privacidad que a veces requiere un momento de espiritualidad como este. Pero otra de las formas en las que uno se puede conectar con el todo es a través de ser consciente de las cosas que uno hace, de hacerlas con intencionalidad. Que con cada paso que des sientas el suelo debajo de tus pies. Que hagas el trabajo de escuchar cada instrumento dentro de una pieza musical. Que con una única respiración sientas tu pecho subir y bajar. Así he logrado estar realmente presente en cada lugar que visito y sentir que lo aprovecho, aunque sean pocas las atracciones vistas o pocos los kilómetros recorridos ✨

Recent Posts

See All

Sin "peros"

Se me quedó grabado en la cabeza cuando un sabio me dijo: no empieces tus oraciones con "pero". Así, cada vez que me dirijo a alguien (y a mí misma) he tenido mayor consciencia del uso de la palabra.

Se ríe de mí

La vida da vueltas, hace lo que quiere conmigo. Me creo egocéntricamente en control, tomando decisiones con seriedad y emocionalidad que luego se desdibujan y vuelven a construir con los acontecimient

Lo poco que necesito

Vamos allí donde no espera nada y hallamos todo lo que está esperando —Neruda. Leyendo sonetos del chileno mientras vuelvo a mi casa temporal, esa que alberga mi vida: mi mochila. Me siento más ligera

© 2018 by Antonia Lira. Proudly created with Wix.com

  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon