La ruta divergente

Ayer pasé el día entero sentada mirando el mar, en un hostel hermoso en Ilha Grande, con personas aún más lindas. Conversamos con honestidad sobre primeras impresiones, fumamos en rondas mirando los botes pasar frente al jardín del frente y nos mostramos músicas de nuestros respectivos países. Me encanta el sentimiento de pertenecer a un grupo de viajeros que filosofa sobre la vida y la sociedad, pero cada vez me da más pena irlos dejando atrás cuando la ruta nos diverge. Es parte de la experiencia. Me llena de emoción pensar en un próximo encuentro, cada parte con más kilómetros en el cuerpo.

Recent Posts

See All

Lo poco que necesito

Vamos allí donde no espera nada y hallamos todo lo que está esperando —Neruda. Leyendo sonetos del chileno mientras vuelvo a mi casa temporal, esa que alberga mi vida: mi mochila. Me siento más ligera

RIP María Trinidad Matthus

La muerte de María Trinidad Matthus me tocó el alma, porque yo también decidí seguir mi sueño de viajar sola, pero he sido más afortunada de poder continuar contando mi historia. Por eso siento que te

Meditación diaria

El conocer y practicar la meditación ha sido de las mejores cosas que he hecho por mí, por mi vida y por mi propia felicidad. Viajando es difícil encontrar, sobre todo, la privacidad que a veces requi

© 2018 by Antonia Lira. Proudly created with Wix.com

  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon